27/01/2015

El final de Carlos.



Os va a parecer una tontería lo que voy a contar, pero el otro día mi sim preferido murió de manera natural.

Intenté retrasar lo inevitable con pociones y ciclos de vida más largos, pero al final todos los simmers sabemos que jugar "a la vida" también implica despedirte de los personajes que más ternura te inspiran en algún momento de la partida.

Jugar con 90 sims de diversas generaciones en la misma casa no es una opción viable incluso para los más expertos, y menos para mí que con 4 personajes diferentes ya me estreso. Así que cuando "asimilé" que la situación no podía sostenerse más, decidí darle un final lo más utópico posible después de todos los pesares por los que le hice pasar.

Para quién no me siga en twitter, Carlos nació de una pullita entre @ASBeelz y yo denominada #piquedemachosenLS4, por la que ambos teníamos que hacer un sim masculino lo más atractivo posible y dejar que la opinión pública decidiera el ganador. En aquel entonces no sabía que Carlos llegaría a ser uno de mis personajes más queridos y entrañables (incluso, si mal no recuerdo, perdió contra el sim de Beelz).

Por algún motivo que no alcanzo a comprender, empecé a jugar con él y se me dio por comprarle un violín, ¡un violín…! De entre los 3 instrumentos disponibles en LS4 (guitarra, piano y violín), yo escogí el último para él. Y aún no lo entiendo. En la vida real jamás se me ha dado por la música (y menos por la clásica), así que era de los pocos sims músicos que he tenido. ¡Mi primer violinista! :3

Como todos los sims, al principio tocaba como el puto culo (no literalmente xD), pero me encantaba ver la expresión que hacía su cara al estar tocando "inspirado". Incluso llegué a compartir en twitter alguna captura de él practicando en el parque. Aún ahora sigo pensando que está lindísimo en esta foto.


Carlos tuvo una vida llena de éxitos. Antes de llegar a la edad adulta ya estaba en el nivel máximo de su carrera musical y se había casado con la sim que usaba de modelo en mis creaciones.

Si algo me gusta de los Sims 4 es que cuando dos sims se quieren de verdad y son románticos, se pasan cada minuto libre de su día a día haciéndose carantoñas y dándose mimitos. Eran demasiado adorables. Y me arrepiento de no tener fotos de ello. 

Cuando mi querido violinista llegó a la edad adulta y después de convertirse en padre (¡estaba pletórico!), decidí que toda su vida no iba a ser un camino de rosas. Necesitaba algo de "salseo/emoción". No se me ocurrió nada mejor que añadir a otro hombre a la ecuación y hacer que su mujer tuviera una aventura con uno de los vecinos (sí, soy un poco mala con mis sims y hasta colgué una foto en twitter de la traición xD).



En mi defensa, diré que en cierto modo era un experimento. Quería saber cómo reaccionaría ante una infidelidad. ¿Se enfadaría? ¿Le daría una bofetada al amante? ¿Rompería con su alma gemela? ¿Haría pasar a su hijo por un divorcio? Nada de eso ocurrió. Mi Carlos era un cacho de pan, tan buenazo que lo único que hizo al respecto fue llorar durante días.

Al principio incluso me enfadé con él (tal y como manifesté en twitter xD) por ser tan pringado y dejé que su mujer se siguiera acostando con el vecino. Pero recuerdo que cuando un día retomé la partida y acerqué la cámara para sacarle una foto de broma llorando, con la finalidad de compartirla con mis seguidores, me dio tanta pena (y hablo completamente en serio) que obligué a su esposa a romper la relación con su amante y reconquistar a su marido.

Desde ese momento me esforcé en hacer que llevara una vida feliz. Cuando reuní suficiente dinero honradamente (y eso que soy la primera en usar MOTHERLODE) mudé a su familia a una casa más grande con todo tipo de comodidades al lado de los Lápida. Cumplí su aspiración de vida. Su hijo llegó a ser el primero de la clase. Su mujer también empezó a ganar mucho dinero. Incluso fue papá otra vez… antes de convertirse en un ancianito torpe y adorable.

Carlos fue un padre modélico. ¿Alguna vez habéis acercado la cámara a vuestros sims cuando están interactuando con sus bebés? Ponen una expresión tan dulce que hasta el momento en el que el crío empieza a dar por mucho por saco ni te planteas hacerlo crecer solo para poder ver esas caras todos los días xD. A mí me encantaban, o bueno, más bien: Carlos me encantaba. Siempre fue él el encargado de cuidar de los niños porque su mujer trabajaba mucho y él (como ya dije antes) había llegado a la cima muy pronto en su juventud y tenía demasiado tiempo libre. Siempre me han gustado los super papás.

Los sims pueden vivir para siempre, pero a mí no me va ese rollo. Soy una creadora de contenido personalizado y aunque no juego demasiado "a la vida", cuando lo hago me gusta ser realista y ser consciente de que la partida para alguno de mis sims puede terminar.

Para Carlos, el final de su partida llegó la semana pasada. El juego se encarga de avisarte cuando uno de tus sims se va a morir y desde antes puedes ir revisando el ciclo de vida en todo momento, así que yo ya estaba "preparada".

Decidí darle el final que se merecía en su último día. Por la mañana se levantó con un dolor de espalda típico de su edad, pero después de un baño de burbujas y muchos mimos estaba listo para seguir mis últimas órdenes.

Tuve la suerte de que cuadró a fin de semana y los críos no tenían cole, así que aproveché para hacer que pasara toda la mañana ayudando con los deberes al mayor y jugando con la canija, como el padrazo que era.

Por la tarde monté una fiesta en casa con todos los amigos de la familia (que son poquitos, la verdad…) y frente al mismo arco de su boda, renovó los votos con su mujer en una ceremonia a la que sus hijas pudieron asistir en primera fila. ¡Mirad qué dulces!




Luego llegó la noche, se acabó la fiesta y su fin estaba cerca, así que pensé que era el momento de despedirse en intimidad de su mujer. Sé que los ñiqui-ñiqui en la vejez no son igual de especiales y satisfactorios que en la juventud (les dejan cierto malestar en sus emociones), pero me pareció que era lo más oportuno dadas las circunstancias.

Como buenas almas gemelas, nada más terminar ya estaban otra vez besuqueándose en libre albedrío. Los sims románticos son los mejores, siempre buscan tiempo para estar juntos y darle amor a su pareja.




Sé que va a sonar raro, pero quería para él una muerte más memorable. Que la parca viniera mientras se derrumbaba tras tocar el violín por última vez… pero no tuvo tiempo. Después del último beso, cayó al suelo cansado.




Nunca había intentado pedirle a la parca piedad si la muerte era natural. Aunque esta vez sí lo hice. Estaba bastante segura de que rechazaría la oferta de su alma gemela, pero… ¿tenía que intentarlo, no? Mi querido violinista debería morir tocando, tal y como empezó el juego.

Pero no fue posible.




Al margen de lo que yo hubiera querido para él como creadora, creo que morir después de un último beso con tu alma gemela es uno de los mejores finales que se pueden tener. Así que estoy satisfecha.

Si os fijáis, coloqué su lápida al lado del arco de bodas en el que se casó y renovó votos con su mujer, donde seguramente vaya a parar ella muy pronto y a su lado. Liberé el alma de su tumba para que el resto de la familia pudiera seguir con su vida de una forma realista, como a mí me gusta.

Carlos ha dejado atrás a su mujer, a sus dos hijos y el violín. Después de esto no sé si seguiré jugando con lo que queda de la unidad doméstica o si volveré a encontrar pronto un sim al que le coja tanto cariño como a él, pero espero que sí.

También espero seguir acordándome mucho de Carlos en el futuro, ver rasgos de su torpe personalidad en otros sims, sonreír cuando vea a otros tocando el violín en el parque o llevando puestas las zapatillas de conejo que él solía usar con el pijama… Hasta puede que si no juego con su unidad doméstica, le siga la pista a sus descendientes por el mundo. Estoy segura de que el mayor será también músico porque ya tiene algunas habilidades, y eso me alegra.


Y tú… ¿has tenido alguna vez un sim al que le cogieras un cariño especial? ¿Cómo fue su final?